Decir Jerez es recorrer viñedos en un paisaje interminable y degustar algunos de los mejores vinos del mundo en bodegas centenarias. Es sentarte en un tabanco tradicional, heredero de los antiguos despachos de vino, a escuchar buen flamenco cualquier día del año. Es pasear por los barrios en los que nació ese arte universal. Jerez es también la ciudad donde bailan los caballos, donde el calendario festivo no se acaba nunca y pasas del recogimiento de la Semana Santa a la alegría sin freno de la Feria del Caballo, de la vendimia milenaria al cante y baile en la calle de las zambombas navideñas. Una ciudad para redescubrir.  


    per page
    Showing 1 - 6 of 7 items

    per page
    Showing 1 - 6 of 7 items